Abdominoplastia



La abdominoplastía elimina el exceso de grasa y piel, y en la mayoría de los casos repara músculos debilitados o separados creando un perfil abdominal más liso y firme

mejorar su apariencia física con una abdominoplastía
Muchos de nosotros luchamos por tener un abdomen plano y bien tonificado, a través del ejercicio y el control del peso. A veces estos métodos no logran nuestros objetivos. Incluso algunas personas con un peso corporal normal y bien proporcionados pueden desarrollar un abdomen que sobresale o que está  ojo y cuelga.

Entre las causas más comunes de esto se encuentran:

los embarazos;
el envejecimiento;
fluctuaciones de peso significativas;
herencia;
cirugías anteriores.

 

La abdominoplastía elimina el exceso de grasa y piel, y en la mayoría de los casos repara músculos debilitados o separados creando un perfil abdominal más liso y firme.

Lo que no sucederá:
Una abdominoplastía no es un sustituto para el adelgazamiento o un plan apropiado de ejercicios físicos. Aunque los resultados de una abdominoplastía son técnicamente permanentes, las  uctuaciones de peso significativas pueden reducir en gran medida un resultado positivo. Por esta razón, se puede recomendar que pospongan la abdominoplastía a quienes planean un adelgazamiento sustancial o a las mujeres que puedan considerar embarazos en el futuro. Una abdominoplastía tampoco puede corregir estrías, aunque éstas puedan eliminarse o mejorarse en alguna medida si están ubicadas en las áreas de piel excesiva que van a ser extirpadas, por los general las áreas tratadas debajo del ombligo.

¿Es lo adecuado para mí?
La abdominoplastía es una intervención altamente personal y usted debe tomar la decisión de realizarla, no para cumplir los deseos de otra persona ni para intentar ajustarse a cualquier tipo de imagen ideal. La abdominoplastía es una buena opción para usted si:

goza de buena salud física y tiene un peso estable;
tiene expectativas realistas;
no fuma;
le molesta por la sensación de que su abdomen es demasiado grande.
.

 

Recibirá instrucciones específicas acerca de:
qué hacer el día de la cirugía;
la utilización de anestesia durante su abdominoplastía;
el cuidado postoperatorio y el seguimiento.
Datos importantes acerca de la seguridad y los riesgos de la abdominoplastía
La decisión de someterse a una cirugía de abdominoplastía es extremadamente personal y usted deberá decidir si los beneficios lograrán sus objetivos y si los riesgos y complicaciones potenciales son aceptables. El cirujano plástico y/o su personal le explicarán en detalle los riesgos asociados con la intervención quirúrgica. Se le pedirá que firme formularios de consentimiento para garantizar que usted comprende completamente el procedimiento al que se someterá y los riesgos o complicaciones potenciales.

Usted necesitará ayuda
Si se realiza la abdominoplastía como paciente externo, asegúrese de contar con alguien para su traslado antes y después de la cirugía y para que se quede con usted por lo menos la primera noche siguiente a la intervención.

¿Qué sucede durante la abdominoplastía?

Paso 1: anestesia
Se le administran medicamentos para su bienestar durante el procedimiento quirúrgico. Entre las opciones disponibles están los sedantes intravenosos y la anestesia general. Su doctor le recomendará la mejor para usted.

Paso 2: la incisión
Una abdominoplastía completa requiere una incisión horizontal en el área que se encuentra entre el nacimiento del vello púbico y el ombligo. El grado de corrección necesaria determinará la forma y la longitud de la incisión. A través de esta incisión se corrigen y suturan músculos abdominales debilitados y se elimina el exceso de grasa, tejido y piel. Puede ser necesaria una segunda incisión alrededor del ombligo para quitar excesos de piel en el abdomen superior.


                      

Paso 3: cierre de las incisiones
Las incisiones cutáneas se cierran con suturas, adhesivos, cintas o grapas para piel.

Paso 4: vea los resultados
La abdominoplastía dará como resultado un contorno abdominal más plano y firme, más proporcionado para su peso corporal y tipo físico. Los resultados finales pueden estar ocultos al comienzo por la hinchazón y su imposibilidad de pararse completamente erguido hasta que las heridas internas sanen. En una o dos semanas, usted debería estar de pie orgulloso y seguro sobre su nuevo perfil más delgado.
                       

Mi recuperación
Después de la cirugía, seguramente aplicarán vendajes sobre las incisiones y puede que lo envuelvan en una venda elástica o de compresión para minimizar la hinchazón y sostener su abdomen mientras se cura. Es probable que le coloquen transitoriamente un tubo pequeño y delgado debajo de la piel para drenar cualquier exceso de sangre o líquidos que puedan acumularse.

Recibirá instrucciones específicas, entre las que pueden encontrarse: Cómo cuidar el sitio de la operación y los drenajes, qué medicamentos aplicarse o tomar por vía oral para ayudar a la curación y reducir el potencial de infecciones, a qué factores prestar especial atención en el sitio operado y en su salud en general, y cuándo volver con su cirujano plástico para seguimiento.

Una cirugía previa puede limitar los resultados potenciales de una abdominoplastía. En las mujeres que hayan tenido una cesárea, las cicatrices existentes pueden incorporarse muchas veces a la nueva.

¿Cuánto costará la abdominoplastía?
El costo es siempre una consideración en cirugías electivas. Los precios de las abdominoplastías son muy variables. Lo que cobra un cirujano por una abdominoplastía puede variar de acuerdo con su experiencia, el tipo de procedimiento utilizado y la ubicación geográfica de su consultorio. Muchos cirujanos ofrecen planes de pago a sus pacientes, así que asegúrese de preguntar.

El costo puede incluir:
los honorarios del cirujano;
el arancel del hospital o clínica donde se opera;
tarifa por anestesia;
medicamentos recetados;
prendas postoperatorias; y
exámenes clínicos.
Su satisfacción incluye más que un honorario
Al momento de decidirse por un cirujano para una abdominoplastía, recuerde que la experiencia del cirujano y su comodidad con él o ella son tan importantes como el costo final de la intervención.

 

.